Empleados fieles, tus mejores embajadores de marca.

He visto innumerables veces jefes y dueños tratar mal a sus empleados porque saben bien que hay mucha gente dispuesta a tomar el empleo de aquellos que quieran irse de su empresa, lo que no saben es que con la partida de un empleado se pierde también su talento, su experiencia en el mercado y en la empresa en sí.

Al irse un empleado experimentado, con habilidades y conocimientos, hay que re contratar a otro que ocupe su vacante, por lo cual la empresa debe invertir tiempo y dinero en encontrarlo, pero además, al nuevo empleado le tomará tiempo adaptarse al 100 % para sacar su máximo potencial, además quizá haya que brindarle cierta capacitación, lo cual también repercute financieramente a la empresa. Los empleados, no solamente son recursos valiosos por sus capacidades y conocimientos técnicos, los empleados fieles, que demuestran verdadero interés en el bienestar y crecimiento de la empresa, toman como suyos los problemas, logros y éxitos de la misma.

Por lo cual, contar con empleados comprometidos y fieles repercute en un gran cambio cualitativo en su desempeño laboral cotidiano y también se convierten en embajadores de la empresa por la que sienten orgullo y pertenencia.

¿Cómo conseguir empleados fieles?

Sueldo justo. Es error común es pensar que un buen sueldo logrará la fidelidad de los trabajadores, pero esto no es así, se debe pensar más en la calidad de la relación que tiene el empleado con la empresa, claro que un salario justo importa, pero no es definitivo.

Interés genuino en los empleados. Ya hemos dicho que los empleados son recursos sumamente valiosos, por lo tanto, la empresa conscientemente debe preocuparse por su bienestar tanto en lo personal, como corporativo.

Resalte siempre lo positivo. Es muy común que recursos humanos, jefes y empleadores busquen a su personal mucho más para reclamar sobre un error o falta de desempeño, pero muy pocas veces los llaman o buscan para resaltar sus capacidades o buen desempeño, además recuerde que lo importante no es reclamar, es que se mejore el rendimiento del trabajador.

Estás prácticas ayudarán a facilitar conseguir fidelidad y, aún más importante, el compromiso de tus empleados. La meta es darle valor a tu personal, para que ellos valoren también a tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *