fbpx

El mundo como lo conocemos está en constante cambio; las relaciones interpersonales y laborales están mediadas por dispositivos tecnológicos que ofrecen servicios digitales. Así, las personas están hiperconectadas y reciben información en tiempo real, a través de las redes sociales, de acontecimientos mundiales.

Múltiples productos audiovisuales y musicales están al alcance de la mano en cualquier plataforma de streaming. Gracias a la digitalización, se puede aprender a tocar un instrumento musical por medio de videos gratuitos.

Se puede conseguir trabajo, pedir comida, alquilar un departamento en cualquier ciudad del mundo con, apenas, un teléfono inteligente; inclusive, viajar sin un solo dólar en el bolsillo. La tecnología ha globalizado el mundo. En el sector empresarial, las actividades que, antaño, fueron efectuadas por el hombre, ahora se realizan mediante equipos de software inteligente; las ventajas de esta transformación, como la eficiencia productiva, la reducción de costos, entre otras, permiten al ser humano generar nuevas plazas de trabajo, que eviten los roles agobiantes y enfermizos.

Evidentemente, no todas las empresas han adoptado estas nuevas formas de producción. Todavía existen empresas que no han integrado, completamente, las nuevas herramientas de tecnología digital a sus áreas de trabajo. El rumbo de las empresas debe modificarse y todas aquellas que se resistan deberán, en uno u otro momento, adaptarse a la nueva realidad que la economía digital plantea.

Alguien se preguntará razones para emprender un proceso de Transformación Digital. Es sencillo y directo: no hacerlo significa exponerse a desaparecer, o empezar a desaparecer en la próxima década. Las organizaciones deben reevaluar su validez en el mercado comercial, no solo desde de la perspectiva del aseguramiento de las necesidades del consumidor, sino también a través de la generación de nuevos productos y servicios. Las estrategias y modelos de negocio digitales deben potenciar varios tipos de ventajas para el consumidor final como bajos costos, mejores experiencias del usuario, entre otras.