Cómo implementar teletrabajo sin bajar la productividad en el intento

Para comenzar, ¿Qué es el teletrabajo? El teletrabajo, también conocido como trabajo a distancia o home office, es cumplir con tus objetivos organizacionales desde un lugar diferente a la oficina.

Suena bien, ¿verdad? Sobre todo en esta época donde todas las medidas que prevengan más contagios son más que bienvenidas.

Aunque es una gran estrategia, surge una pregunta, ¿las empresas están listas para implementar teletrabajo sin perder la motivación, compromiso y productividad? La modalidad de «Home Office» te ayudará a implementar teletrabajo de forma exitosa.

Paso 1: Deja claros los objetivos Para que trabajar de forma remota se convierta en una experiencia favorable para la empresa y los colaboradores deben existir claridad en los objetivos, metas y tareas que se deberán cumplir. De esta manera evitarás que el estar en un entorno lejos de la oficina pueda comprometer los resultados de la empresa.


Paso 2: Fomenta una cultura de confianza y resultados
Si confías en las personas con las que trabajas no dudarás a la hora de entregarles nuevos retos o tareas, ya que tendrás la certeza de que los cumplirán en los tiempos acordados. Cuando las organizaciones cambian su mindset y dejan de pensar en las horas en las que una persona está frente a una computadora y se enfocan en los resultados, la confianza y la productividad crecen.


Paso 3: Conoce a tu equipo
Haz un mapa de talento de tu equipo; es decir ten muy claro cuáles son las fortalezas, debilidades y hábitos de trabajo de los miembros tu área. Así sabrás qué tipo de estrategias deberás implementar para mantener la productividad.


Paso 4: Escoge a tus aliados digitales
El teletrabajo existe gracias a las herramientas digitales, debes escoger las que te permitan dinamizar y gestionar todo el trabajo de tu equipo de forma sencilla e inmediata.


Paso 5: Establece reglas y acuerdos
Define las políticas de la empresa en relación a la forma de trabajar a distancia y comunícalas a todo tu equipo. Toma en cuenta situaciones en las que la confidencialidad de tu empresa se pueda ver comprometida. Incluye acuerdos de uso y gestión de tecnologías, herramientas y aplicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *