Transformación digital: La respuesta social y comercial a la crisis

Como tendencia de los últimos años, el ecommerce se encuentra en su mejor momento. El volumen de ingresos en ventas online no deja de crecer año tras año y España se ha convertido en uno de los países más ágiles en adoptar las prácticas del ecommerce entre negocios y población.

Sin embargo, ante la crisis sanitaria todos los negocios se han visto afectados por algún flanco: tener que cerrar las tiendas físicas, enfrentarse a más pedidos que stock disponible, adoptar un ritmo de reposición más frecuente que pone a prueba la red de almacenes y distribución, y encontrar problemas de reparto por el aumento de los pedidos y las nuevas medidas en empresas de mensajería.

En definitiva, el ecommerce es la solución en tiempos de confinamiento, pero no todas las empresas estaban preparadas para este escenario.

Es lógico que en circunstancias nuevas y llenas de incertidumbre el consumidor siga esperando encontrar los productos que necesita de forma rápida, cómoda y de inmediato. También es lógico que no es posible conseguirlo si gran parte de la población está realizando la demanda al mismo tiempo.

Vigilar, analizar y mejorar continuamente la velocidad de tu tienda online es una práctica imprescindible en ecommerce que, ahora, demuestra todo su valor.

Tener imágenes optimizadas para que no ralenticen la visualización de una web o App, utilizar un buen servidor y moderar la cantidad de redirecciones y módulos agilizará las visitas y posicionarán por encima de la competencia.

La logística se ha convertido en el último año en uno de los temas candentes en ecommerce, pues el aumento de la demanda y la expansión de redes internacionales y omnicanales de venta de productos dificulta mucho tener listos los stocks y los pedidos en plazos ajustados al cliente.

Siempre serán inevitables ciertos inconvenientes, problemas imposibles de revolver y sacrificios temporales, pero las empresas que cuenten con una estrategia sólida en su día a día estarán más preparadas para afrontar cambios ágilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *