La Omnicanalidad en el Retail, un desafío con grandes beneficios.

Las tiendas físicas de todo tipo de marcas y productos están buscando fórmulas para ser más tecnológicas e integrar sus canales digitales con el objetivo de crear experiencias más interactivas. En este sentido, desde las tiendas se da información de valor al consumidor, que hace que conecte más con la marca. Del mismo modo, las tiendas físicas dinamizan el canal digital, invitando a usar la app o recibiendo recomendaciones de producto a través de la aplicación. Por otro lado, están las llamadas “cookies offline”, que recolectan información en la tienda con la precisión de los datos obtenidos online.

La estrategia multicanal ideal es la que ofrece al usuario la posibilidad de elegir desde qué canal quiere interactuar con la marca en cada touchpoint. Así, el objetivo es atender las necesidades del usuario en cualquier canal. De esta forma, existen establecimientos que facilitan encontrar el producto, sugieren la tienda más cercana al cliente “on-the-go”.


Además, muchas marcas permiten realizar el pedido desde el móvil y recogerlo en tienda u otros puntos cercanos.

Obtener beneficios económicos es uno de los principales objetivos de los usuarios digitales multicanal. Las marcas lo saben y en este punto, desarrollan nuevas vías de promoción a través de diferentes canales. Apps para gestionar cupones, SMS a cambio de descuentos o promociones por suscripción a la newsletter, son algunas de las iniciativas.


Por último, se crean nuevos canales de venta, y se empuja a ellos a través de promociones.

Fuente: https://www.krugercorp.com/blog-innovacion/omnicanalidad_retailecommerce/

Satisfacción laboral como sinónimo de productividad

El reto está en crear condiciones y un ambiente de trabajo que favorezca la satisfacción laboral de los trabajadores y, por tanto, aumente su productividad.


El reto pasa, pues, por crear unas condiciones y un ambiente de trabajo en el que los empleados se sientan cómodos, valorados y satisfechos, los trabajadores satisfechos están más motivados, más comprometidos y son más productivos

No es ningún secreto que cuando una persona está satisfecha en su trabajo, sus ganas de asumir nuevas responsabilidades y el grado de compromiso con la empresa aumentan.

Suelen ser trabajadores que disfrutan con lo que hacen, a los que no les da pereza poner en marcha nuevos proyectos, que apuestan por un modelo colaborativo a la hora de trabajar y que asumen un rol más proactivo en su día a día, actitudes que generan
múltiples ventajas para la compañía.

Una compañía que, por su parte, debe favorecer un clima laboral adecuado, donde el empleado se sienta valorado y cuente con la confianza de sus compañeros y superiores, factores clave para la captación y retención de un talento llamado a marcar la diferencia.

La ecuación parece clara. A mayor satisfacción con el puesto de trabajo, mayor productividad, con lo que es obvio que los beneficios redundarán también en la totalidad de la empresa.

Si las compañías realmente desean tener un mayor retorno de la inversión, enseguida se darán cuenta de que deben incurrir en prácticas de bienestar para sus empleados.